Dolor crónico

Dolor crónico

Nuestros servicios ante el dolor crónico

Tenemos claro que el dolor puede paralizar el cuerpo, la mente y modificar tu carácter, forma de pensar y de actuar.

Pero también podemos aprender de él. Por esta razón, debemos entender qué es en realidad el dolor: sus características y factores que le rodean y lo activan. De esta forma, podremos afrontar con garantías el problema y encontrar, juntos, una solución.

 

“Conocimiento es poder. Mejorar tu salud pasa por comprender qué es realmente el dolor e identificar todos aquellos factores que lo activan. Modificar conductas, cambiar pensamientos”

roger montsant

Según la IASP (Asociación Internacional del Estudio del Dolor), el dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable asociado con un daño tisular real o potencial. Observamos que habla de experiencia sensorial (percibida por el cuerpo) y emocional (emoción puede generar dolor físico), y el daño puede ser tanto real (un traumatismo, un corte, una hernia, un problema digestivo o intestinal) como potencial (no existe un daño real).

Tipos de dolor:

El dolor modifica la forma de pensar y de actuar

Uno mismo puede creer que el dolor le puede limitar, invalidar y tener que adoptar “una conducta anti”, donde la mente limita las acciones y la funcionalidad del día a día. Anti movimiento que fragiliza la mente y el cuerpo, anti socializar que genera miedo a relacionarse y al qué dirán, anti resiliente siendo menos capaz de super circunstancias adversas y ser menos adaptativo… Pero en realidad, el dolor aporta información para preservar la salud.

“El dolor no es lineal, es cíclico. Tener dolor, tener recaídas no es sinónimo a empeorar, al contrario, es habitual tener mejores y peores días. Lo importante es aprender del camino del aprendizaje para construir una base sólida de conocimiento y conducta saludable”

Imagen extraída del libro “Explicando el dolor” de D.Butler
Imagen extraída del libro “Explicando el dolor” de D.Butler

Dolor Nociceptivos:

El más frecuente. Aparece por un daño real o potencial en un tejido que no sea un nervio. Se activan los nociceptores debido a estímulos mecánicos (por ejemplo, un golpe, una caída), térmicos (exposición larga al calor, al frío…) o químicos (externos al cuerpo como ortigas o alérgenos, o internas al cuerpo como sustancias químicas liberadas por células).

Dolor Neuropático:

Causado por una lesión o enfermedad del sistema nervioso somatosensorial. Asociado a sensaciones anormales en la mano, brazo, pierna, espalda o cabeza del tipo hormigueo, parestesia, quemazón, hipersensibilidad al frío, punzante, sordo, lacinante, eléctrico.

Más información sobre el dolor pinchando aquí.

Dolor Nociplástico:

Surge de la nocicepción alterada a pesar de que no haya evidencia clara de daño en un tejido que sea el causante del dolor. Es una percepción y no una lesión real. Existe una respuesta exagerada o aumentado a los estímulos sensoriales dolorosos y no dolorosos y puede estar asociado a sensibilización central, fatiga, alteración del sueño y trastornos digestivos, hipersensibilidad a estímulos ambientales, ansiedad y depresión.

Más información aquí.

Dolor mixto:

Superposición de los diferentes tipos de dolor. Pueden actuar simultáneamente para causar dolor en la misma área del cuerpo. Por ejemplo, al hacerte un esguince en el tobillo, tras la rehabilitación y mejoría, puede persistir una sensibilidad distinta del pie y cierta adaptación a tu forma de caminar.

Empoderamiento

Es la clave para el manejo del dolor ya que puede ser muy limitante física y mentalmente. Seleccionar y combinar estrategias terapéuticas junto al momento de su implementación y dosificación según el estado actual de salud. Conocer la fase en la que se encuentra nuestro paciente y ajustar estas estrategias, ajustar sus expectativas. Pasar a la acción conscientemente.

Imagen extraída del libro “Explicando el dolor” de D.Butler
Imagen extraída del libro “Explicando el dolor” de D.Butler

¿Qué herramientas utilizaremos para tratar el dolor?

  • Razonamiento clínico: Establecer un diagnóstico, tomar decisiones y definir planes de tratamiento según el orden cronológico de los acontecimiento y antecedentes de salud.
  • Empoderamiento: Educación en salud. Guiar en la búsqueda del autocontrol de su cuerpo, de su mente para autogestionar el día a día y ganar calidad de vida.
  • Modificación de hábitos y conductas: Generar pequeños cambios para provocar adherencia al tratamiento y hacer partícipe al paciente de una manera activa en todo el proceso.
  • Desmitificación: Desfragilizar conceptos y conceptualizar su realidad. Adquirir conocimiento hacia lo objetivo, real y tomar consciencia en avanzar.
  • Ejercicio terapéutico y global: Combinación de ejercicio general que motive y genere adherencia al tratamiento junto a ejercicio específico de control corporal.
  • Regulación SNA: Conocer el estado del sistema nervioso autónomo y sus campos receptores alterados nos ayudará a optimizar todas las funciones internas relacionadas con el dolor, sistema inmunitario, ansiedad y estrés, inflamación y otras funciones esenciales. Modificar hábitos para crear nuevo contenido.
  • Ejercicio respiratorio: Una vez conocido el estado de tu sistema nervioso autónomo, podremos pautar ejercicios y dinámicas respiratorias individualizadas. Modular el sistema nervioso simpático y trabajar el sistema nervioso parasimpático.
  • Terapia manual: La terapia manual ortopédica y la terapia manual osteopática unidas para trabajar la propiocepción, la regulación vegetativa, mejorar la sensación y percepción del tono muscular y generar placebo. Todo importa, debemos aprovechar todos sus beneficios.
  • Regulación relojes biológicos: Recuperar lo que evolutivamente nos ha hecho humanos, adaptables al entorno y nos ha aportado salud y modificar aquello que nos perjudica y desadapta: nos hace menos humanos. Recuperar el concepto de reancestralización y poner en hora los relojes biológicos.
  • Sueño y Digestiones: Los básicos de la salud. Dormir bien e ir bien al baño son básicos. ¿Cómo lo mejoramos? La combinación de terapia manual, reajuste del sistema nervioso autónomo, sincronizar tus relojes circadianos y modificar conductas desadaptativas.
  • Trabajo Multidisciplinar: Trabajar con otros profesionales aportará valor y ayudará a crear objetivos reales. Según el caso, trabajar con psicólogos, nutricionistas, licenciados de la actividad física, instructores de yoga y mindfulness…

¿Qué tipo de dolor tratamos?

Dolor muscular:

Cervicalgia, dolor de cuello, dolor de hombro, lumbalgia, dorsalgia y todo tipo de problema muscular.

Dolor articular:

Artritis, artrosis, hernias discales, condromalacia rotuliana.

Cabeza:

Cefaleas, migrañas, sinusitis, trastornos temporomandibulares, bruxismo, vértigos, accidentes de coche, wiplash.

Cajón de sastre:

Fibromialgia, dolor compartimental, túnel del carpo, síndrome de Quervain, ansiedad, depresión, estrés.

Digestivos:

Enfermedad de crohn, estreñimiento, digestiones lentas, gases, inflamación intestinal, reflujo gastroesofágico

Roger Montsant

En línea

Roger Montsant

Hola, ¿en qué podemos ayudarte?

17:16